Por Manuel Bazán, presidente de AB Group.

Cuenta la historia que un dia EL PRINCIPE WU fue a la montaña de los monos.

Al llegar él,  todos los monos se escondieron menos uno que se quedo mirándole.  El príncipe le lanzo una flecha y  el mono la esquivó hábilmente, casi se quedo riéndose.

El príncipe ordenó a su séquito que le dispararan flechas al mono, al poco éste cayó acribillado.
Entonces el príncipe se volvió hacia su compañero Yen Pu’i:
-¿Has visto lo que ha pasado? Este animal quiso exhibir su inteligencia. Confió en sus propias habilidades. Creyó que nadie podía tocarlo. ¡Recuérdalo! ¡No confíes en la distinción y el talento al tratar con los hombres!.

Si muestras tus habilidades los hombres te matarán. ( El principe Wu)
La virtud de un hombre terminara siendo su muerte (Cayo Plinio)
Nuestra mayor fuerza terminara siendo nuestra mayor debilidad. (Ralph Waldo)


Siempre pensé que todas las personas son capaces de negociar bien, ahora sé que todos podemos aprender la técnica pero los que no consigan cambiar su personalidad al negociar, siempre serán blancos fáciles para el buen negociador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies